Posidonia como aislamiento térmico en cubiertas

El aislamiento térmico es el conjunto de materiales y técnicas de instalación que se aplican en los elementos constructivos que separan un espacio climatizado del exterior o de otros espacios para minimizar la transmisión de calor entre ellos.

A continuación procederemos a hablar de la posidonia, la cual es una planta acuática que actualmente se requiere el permiso del Servicio de Protección de Especies para su uso, debido a su labor ayudando a proteger las playas de la erosión.

Además de su labor marina también tiene otras utilidades, nosotros nos enfocaremos en la más característica en cuanto a la construcción se refiere. Una vez recogidas de las playas, las hojas de posidonia secas están listas para ser colocadas sobre la cubierta de las viviendas y tienen la capacidad para ejercer de aislante térmico gracias a las burbujas de aire que contiene en su interior.

El objetivo es la reutilización de un recurso natural, Y para ello no requiere ningún tipo de tratamiento artificial, ya que la sal del mar actúa como conservante y biocida. 

Esta técnica pionera de reutilización de posidonia, implica un ahorro energético de la factura de la luz por las propias propiedades aislantes de la vegetación marina. Se calcula que la aplicación de la posidonia implicará un ahorro energético del 75% a lo largo de la vida útil.

Otras de sus características es que no atrae roedores ni insectos. Debido al alto contenido de yodo, calcio y otras sustancias que ejercen de repelente para este tipo de insectos.